Una reflexión Astrológica: el cielo de septiembre

 In AstroNota

Iniciamos una nueva etapa, el Astro Rey ingresó en el signo de Virgo el día 23 de Agosto. Se trata de un signo femenino, mutable y su elemento es tierra. Está representado por la Virgen con un ramo de espigas en la mano. Ella representa lo pulcro, la pureza como estado de perfección, una imagen bondadosa, maternal y protectora, que al mismo tiempo es severa, alude al servicio, al deber y las responsabilidades. Sus espigas representan el trabajo tenaz y perseverante del día a día.
Cuando hablamos de este signo, lo vinculamos con la buena memoria, el intelecto y la lingüística, su capacidad para manifestar y concretar, siendo esta la mejor estrategia para volver palpable lo que se gesta como idea.
Son estas las energías bajo las cuales nos sentiremos invitados a trabajar este mes.
Su regente es Mercurio ingresará a su domicilio el día 7, en donde además encuentra su estado de exaltación. Aportará más lógica, análisis y un fuerte sentido crítico. Orden y exactitud. Orden que nosotros necesitaremos, para organizar y limpiar aspectos de nuestra vida. Será un momento favorable para materializar aquello que se gestó con el paso del Sol por Leo, ya que ante la carencia del elemento fuego en este período, no será conveniente dar inicio a algo nuevo. Hablamos de acomodarnos, revisar y concretar, tomarnos el tiempo para darle lugar a eso que “se venia gestando”. Debemos situar en nuestro hogar determinado orden, sentarnos a ver las fichas que estuvimos moviendo para poder tomar una decisión. Ver con que nos quedamos y que desechamos. Este sería el primer paso a dar para activar.
Además Saturno, se estará poniendo directo a partir de la segunda semana del mes después de una retrogradación de 5 meses, comenzada en Abril. Reaparecerán consigo asuntos que iniciaron en aquel mes. Propuestas que recobran interés en el plano laboral, proyectos con un otro que se reactivan, toman fuerza y determinación. Dicho esto tenemos entonces, el ingreso de Mercurio a Virgo un día después del cambio de dirección de Saturno, que está en Capricornio. Donde la claridad mental que necesitamos para afrontar este período, se hará presente. Nos sentiremos resolutivos con temas que quedaron inconclusos, a los que quizás veíamos a la cara pero corríamos la mirada.
Sin olvidar que Marte también retomó su dirección hacia adelante y es quien está despertando nuevamente nuestra voluntad y capacidad de acción, para sumarse a este movimiento. Se encuentra transitando los últimos grados de Capricornio para luego ingresar a Acuario, donde en este último signo tiende a humanizarse, construye una lógica mayor, aumenta los deseos por independizarse pero teniendo presente consigo la aptitud para trabajar en equipo. Es eso, destacarse dentro de un grupo, hacer notar su energía innovadora.
Aprovechemos toda esa información, no para emprender nuevas cosas como decíamos antes sino para animarnos a retomar, y seguir con la siguiente fase, planificar y resolver sobre la marcha, volviendo a la naturaleza de Virgo; analizo, planifico y manifiesto.
El día 9 tendremos a nuestra visitante femenina y contenedora por el signo del mes, la Luna, que viene con una sutil pero poderosa determinación interna, lo que quizás hasta entonces sentíamos que nos faltaba al estar racionalizando todo desde un plano mental. El movimiento y flujo de emociones internas, no será del todo claro porque se encuentra en oposición a Neptuno en Piscis, colocándonos un velo ante nuestros ojos. La clave estará en aprovechar toda esa energía racional que presenta la tierra, para poder sembrar intenciones con esta Luna Nueva en Virgo, relacionadas con cambios en la alimentación, el cuidado de nuestra salud, preparando el cuerpo para afrontar un nuevo ciclo, creando buenos hábitos y rutinas. Para poder conectar de manera más profunda, será necesario tomarse un ratito para vernos, escucharnos y sentirnos.
Es una etapa donde el elemento predominante es la tierra, con esto queremos decir que, tengamos paciencia, lleva tiempo implementar nuevos hábitos, no nos volvamos obsesivos en estas conductas. “Estamos en Septiembre y no empecé el gimnasio, no voy a llegar al verano!” ¿Qué es lo que queremos decir con esto? Justamente eso, requerir de tiempo, espacio y lugar, para planificar y luego manifestar. No vamos a acomodarnos en una semana.
Después de todo venimos de un período de “invernación” donde nos alimentamos y descansamos más. Ahora frente al cambio de estación, se avecina un nuevo ritmo, donde necesitamos elevar nuestra energía. Nos preparamos para recibir al Equinoccio de Primavera.
La palabra equinoccio proviene del latín “aequinoctium” que significa, noche igual. Es el momento donde el Sol cruza la línea del Ecuador y el día y la noche tienen la misma duración, El Sol pasa al signo de Libra, una etapa donde la energía se renueva y el cambio de clima nos empuja a despertarnos, ya desde nuestro exterior, despojándonos de los abrigos y cambiando la vestimenta, hasta nuestro interior, purificando la alimentación e incrementando la ingesta de líquidos. Este acontecimiento se dará el día 23 y es un buen momento para elevar nuestra vibración y conectarnos con el movimiento natural del Universo. Podemos ensamblarnos realizando una pequeña meditación o también haciendo ayuno. Con ‘ayuno’ no solo nos referimos a la ingesta de comida, sino a aquello que identifico como ‘vicio’ en mis días, ver la televisión, comer chocolate, el jueguito o chat del celular..
Y en este mes le damos la bienvenida a la bella Venus, bella siempre pero más con su paso por Libra que incrementa la armonía, la estabilidad y el deseo de estar en una relación, de asociarnos, de querer compartir todo con alguien. Ella también cambia de signo e ingresa a Escorpio, que es el paso a la intimidad, el deseo en un nivel profundo. La Venus se encuentra incomoda, es el signo apuesto a su regente. Una lucha entre los impulsos más primitivos y el lado espiritual. Amor-odio, placer-dolor, transformar las pelas, la dificultad, la confrontación y llevarlo un paso más allá en nuestra intimidad, ver que podemos transformar y utilizar, que debemos dejar atrás. Tomar una decisión que me permita evolucionar, cualquiera que sea.
Por último, el día 25 tendremos la Luna Llena en Aries, que viene a decirnos, “permite verte”. Replantear el lugar que tenemos y le damos a nuestros vínculos, cuánto tiempo les dedicamos, y si dejamos o no de prestarnos atención a nosotros mismos. Conectarnos con la individualidad y el amor propio característico de Aries pero aprendiendo a manejar la competitividad y la impulsividad de una manera sana, junto con el equilibrio y la diplomacia que aporta Libra.
Estos últimos dos eventos ponen de manifiesto que hay un vínculo en nuestras vidas que tiene que tomar otra dirección, sino es sano para mí, es momento de priorizarme y terminarlo. Por otro lado si se requiere de mí un compromiso, me está invitando a asumirlo, a que sea mutuo. Es dejar de buscar ese apoyo ajeno para sentir la satisfacción personal.

RECUERDAS QUIEN QUERÍAS SER ANTES DE QUE TE DIJERAN LO QUE TENIAS QUE SER ?

 

 

Antonella Piano y Sofi Machalani.
Estudiantes del tercer año de la Formación de Astrología.

 

 

Recent Posts

Leave a Comment