Una reflexión Astrológica: el cielo de agosto

 In AstroNota
Agosto abrió sus puertas con un Ascendente a los 21º de Aries, desde Capital Federal. Esta fuerza de inicio y comienzo que trae este mes se une a la fuerza de reciclado y reinicio que proponen los eclipses. Estamos dentro de la llamada “temporada de eclipses” que se iniciaron con la Luna Nueva de Julio (Eclipse parcial de Sol), siguió con EL eclipse del Siglo, Luna Llena de Julio (Eclipse total de Luna) y finaliza con otro eclipse parcial de Sol en Agosto el día 11 a las 06:58:44 AM hora local.
En el tiempo de los eclipses las dos luminarias (Sol y Luna) sufren oscurecimientos. La interpretación simbólica que la Astrología hace de este evento astronómico es la afección en la luminosidad de estos dos “planetas”. El Sol es nuestra Consciencia, el modo en el que veo al mundo, cómo lo interpreto. La posición del Sol natal de cada uno, en un signo determinado, nos muestra el modo que tiene nuestra consciencia de leer el mundo que se le presenta; como así también, el modo que me veo a mí mismo. Por otro lado, la Luna nos habla de funciones de nuestra mente, qué voy a recordar, qué voy a traer a mi consciencia cuando tengo que enfrentarme a una situación; cómo voy a reaccionar, cómo van a ser mis emociones más instintivas o reactivas, inconscientes. Eso lo entendemos por el signo en el que se encuentra la Luna en nuestro nacimiento. El Sol y la Luna son los dos planetas con los que más opera nuestra mente, creamos o no en la astrología, estamos permanente actuando “sin darnos cuenta” desde ahí.
El oscurecimiento que producen los eclipses sobre estas funciones nos lleva a la confusión, al desorden, el agotamiento físico, la sensación de perder el foco. Pero si hacemos un trabajo de observar estos efectos, de asumirlos y respetarlos, sin esperar que sea de otra forma, estamos permitiendo a nuestra mente que reconozca que eso nos pasa, que nos afecta pero que eso no nos “nombra” (puedo tener cansancio, confusión, pero no soy cansancio y confusión), lo respeto como suceso que pasa, pero no fijo mi mente ahí. Los eclipses nos abren cada seis meses una gran oportunidad. Siendo el Sol y la Luna dos planetas que nunca retrogradan, solo en el momento de “oscurecimiento” pueden separarse de sus automatismos cotidianos.
Imaginemos una máquina que cotidianamente está trabajando, como podría ser nuestro aparato digestivo, que trabaja todos los días porque comemos, y tiene que hacer todos sus procesos, ¿cuándo descansa? ¿Cuándo revisa como está o el tipo de comida que tiene que procesar? De la misma manera que el aparato digestivo trabaja nuestra mente. En ese ajetreo se pierde de observar si hubo modificaciones, si hay algo de mi ser que está buscando explorar de otra manera. Los automatismos en los que vivimos tapan esa voz sutil del ser y sus modificaciones. Es en el momento de retrogradación (movimiento aparentemente hacia atrás) que los planetas tienen la oportunidad de revisar internamente sus cambios. El Sol y la Luna lo hacen en los eclipses. El tema es que nuestra mente, siempre temblorosa, se asusta. Al igual que hacer un ayuno (algo totalmente recomendable para este mes), la mente dice: “No voy a poder”, “Voy a morir de hambre” o vaya a saber qué. ¿Cuál es el mayor problema? Que creemos que terminamos siendo ese movimiento automático, repetitivo. Estos momentos, en que la energía del cielo nos permite ver en nuestro interior, son los eclipses, momentos para alejarnos de eso que nos llena de confusión (automatismos). El ayuno es importante para este tiempo. Ayunar puede ser reemplazar una cena por un té de hierbas y no mirar televisión esa noche (puede hacerse en la Luna Nueva o Luna Llena), se puede leer algún libro espiritual. También pude ser ayunar de algo cotidiano, por ejemplo: hoy tomo té de hierbas en vez de mate. Cosas sencillas, posibles y chiquitas, pero con consciencia. Ayunos de todo un día o más hay que hacerlos con un médico ayurveda que conozca y nos explique cómo hacerlos y cómo cuidarnos en ese proceso.
Lo interesante de Agosto es que, en medio de todo esto que acabamos de hablar, el mes inicia con un Ascendente en Aries (tomo la carta de las 00hs del 1 de agosto en Buenos Aires); como dije, los comienzos, la fuerza creativa. Su regente Marte se encuentra en una muy buena posición terrestre (Angular al Medio Cielo), pero cerca del Nodo Sur de la Luna. Se puede pensar cómo esta fuerza que se va a manifestar en mi expresión social surge de elementos del pasado, personal, familiar o colectivo. Hay algo que puedo tomar de lo que viene para fortalecer mi futuro.
Este planeta que viene retrogradando desde el 26 de junio se pondrá nuevamente directo el 27 de este mes. El guerrero retoma su dirección habitual para continuar su recorrido por el Zodíaco y finalizar un ciclo cuando llegue a Piscis. Puede que estos dos meses de reorientación hayan servido para aclarar el propósito de nuestro camino y continuar con mayor definición, luego de habernos liberado de un equipaje que se venía cargando y que ya era momento de soltar.
El día 07/08 Urano entra en fase retrógrada hasta el 06 de enero de 2019. Este planeta representa la chispa creadora que nos hace “despertar”. En su tiempo de retrogradación se fortalece el impulso por crear un cambio y reformar, pero también nos invita a examinar y comprender con mayor profundidad el verdadero sentido de ese impulso. La Luna Nueva donde se da el Eclipse parcial de Sol será el 11 de Agosto con un Ascendente en Leo. Este evento en la primera Casa Astrológica, habla que este mes nos lleva a la necesidad de establecer nuestra propia identidad y que ésta sea reconocida y aceptada por los demás. El juego acá es que esto también implica que vamos a reconocer y aceptar la identidad y diferencias del otro.
Mercurio viene desde el 26 de julio volviendo sobre sus pasos por el signo de Leo. Y continuará así hasta el 19 de este mes. Un tiempo donde se nos invita a revisar nuestra manera de expresarnos y de hacernos escuchar. Nuestra seguridad a la hora de comunicarnos.
La Luna Llena del 26 de Agosto a las 08:56 AM hora Argentina se va a dar con un Ascendente en Libra y Venus su regente en su signo en la primer Casa Astrológica (levantada para Buenos Aires). El Sol se va a encontrar en Virgo y la Luna en Piscis (ambos a 3º12’). Aunque el Sol y la Luna no van a estar en su mejor posición por estar en signos que en ese momento quedan interceptados en las Casas Astrológicas 6 y 12, nos habla de un momento de sanación. Los Ascendentes Aries y Leo de los dos eventos anteriores más la ubicación del Sol y Luna en el Eclipse nos llevan a trabajar mucho con nuestra identidad, ¿Qué modificaciones se produjeron en mí que quizás no me di el tiempo a percibirlas y darles lugar? Finalizar con esta Luna Llena en Piscis nos conecta con lo espiritual. Un Ascendente en Libra nos pone a trabajar el vínculo con el otro. Una Venus en una excelente posición nos da las herramientas para sanar y generar desde el arte, la belleza y la diplomacia, las herramientas para seguir avanzando de la mejor forma en nuestro camino de auto-conocimiento.
Les dejo un mantra para esta maravillosa época de crecimiento, pese a las dificultades que se puedan plantear.
Lokah samastah sukhino bhavantu
Que todos los seres en todos los lugares sean felices y libres
Juan Manuel Moro
Lic. en Psicología – Astrólogo

 

 

Recent Posts

Leave a Comment