Una reflexión del Cielo de Mayo

 In AstroNota

Los cuestionamientos sobre lo establecido

Comenzó mayo con una Luna Llena en Escorpio sucedida el último día de abril. Como toda Luna Llena, iluminando aquello de lo que la conciencia solar nada quiere saber, la sombra que esquiva.
Esta Luna por un lado cierra abril, un mes donde los acontecimientos planetarios fueron: Mercurio retomando su dirección en los 4º de Aries, vuelta que hizo sobre sus pasos que lo llevó a buscar o revisar alguna idea que estaba teniendo para desarrollar en este año. Por otro lado, dos planetas se pusieron retrógrados, Saturno y Plutón. Saturno se sostendrá así hasta el 6 de septiembre donde vuelve a ponerse directo en el grado 2 de Capricornio. En la entrada a su Signo de regencia, como es su característica, ralentiza los proyectos y su camino, no vaya a ser cosa que algo se le pase por alto. En este punto nos lleva a meternos para adentro y observar si las raíces en donde estamos desarrollándonos tienen el sustento suficiente para crecer, ya que Capricornio no deja de ser el Signo que busca su máxima posición, la cumbre de fuertes bases.
Plutón estará retrógrado hasta el primero de octubre cuando en el grado 18 de Capricornio encuentra su marcha hacia adelante. Como siempre los planetas retrógrados van a mover la energía hacia el interior y acá tenemos este Pequeño Gigante que viene desde hace rato transformando las estructuras sociales pre concebidas.
La Luna Llena en Escorpio del 30 de abril impregna con su energía al comienzo del mes de mayo, pero ya en un Ciclo Menguante. ¿De qué nos habla esto? Lo que esta Luna le muestra al Sol en Tauro es que todo lo que se construye en la materia tiene un final: la famosa Maya de la que hablan los hinduistas, la ilusión. El Sol tras su inicio y pasaje por su exaltación en Aries encuentra en Tauro el regocijo de comenzar a dar cuerpo a toda esa luz que obtiene sobre sí; esto es: ideas, fuerzas de comienzo, proyectos, descubrimientos del “por donde siento que tengo que continuar”, algo de ese “llamado” de la voz interior. El ingreso a Tauro lo ayuda a estabilizar esta fuerza para ponerla en el trabajo en el mundo físico, material. Ahí esta Luna nos recuerda a no quedarnos fijos “que la cosa se acaba”, en esa forma que cada uno encuentre, sino que es una necesidad atravesarlo dentro del camino de la propia búsqueda. Lo llamativo es que en este mayo se da que seis planetas van a estar en signos de tierra: Saturno y Plutón en Capricornio, y se sumó con ellos Marte. Capricornio es el signo de exaltación de este planeta exterior. Marte, un planeta de Fuego, en Capricornio siente todo el impulso, fuerza y dirección para llegar a la cumbre de la montaña, el punto más alto desde la materia. Y es ahí donde tiene que tomar el coraje de enfrentar los desafíos que lo lleven a “pegar el salto” hacia aquella dirección que siente como verdad. El día 17 de mayo dejará este signo para ingresar en Acuario.
El 14 de mayo Mercurio ingresa en Tauro, llevando nuestros pensamientos y preocupaciones hacia la economía y asuntos de la vida cotidiana. Preocuparse por la comida y el abrigo para este invierno que se comienza a avecinar.
Y el Gran evento del mes es el ingreso de Urano en Tauro el día 15 de mayo, después de 76 años de haber pasado por allí. Todo lo que aquí sucede fue trabajado en la primera conferencia del ciclo de conferencias del 2018 de Centro Urania.
Lo que sí me interesa señalar para esta reflexión es lo siguiente: hay movimientos de Aries a Tauro, de Fuego a Tierra y también de Tierra a Aire. El 22 de mayo el Sol ingresa en GéminisMercurio pasa el 30 de mayo a Géminis y ya hablamos de Marte regente de Aries pasando a Acuario. Como así también Urano, regente de Acuario pasa de Aries a Tauro.
Esto es lo que me lleva a reflexionar sobre estos grandes movimientos de cambios tanto a nivel social como internos que estamos viviendo.
La Tierra, que representa lo establecido, el status quo, las creencias y la tradición, se ve completamente movilizada por el Fuego ariano, que comenzó a conectarse con otro modelo de ideas para llevar a delante. Como así también Urano, el Gran Revolucionario, viene para mover tradiciones establecidas y a partir de allí conectarnos y vincularnos desde otros espacios que podamos ir conquistando.
La Luna Nueva en Tauro el 15 de mayo cierra este proceso de disolución para abrir un nuevo Ciclo Creciente hasta el 29 de mayo. Ese día, cuando se dé la Luna Llena en Sagitario, nos va a dirigir, nos va a guiar y nos va a llevar a experimentar otro horizonte, como siempre lo hace Sagitario, con la ferviente esperanza de que estamos haciendo un mundo mejor.

Om Shanti, Shanti, Shanti, Paz, Paz, Paz.

Juan Manuel Moro. Psicólogo Ayurveda. Astrólogo

 

Recent Posts

Leave a Comment