El Cielo de Febrero 2018

 In AstroNota

LUCES Y SOMBRAS
¿Cuál es mi realidad?

“Que la luz eterna me lleve
de lo irreal a lo real
de la oscuridad a la luz
de la muerte a la inmortalidad”
Mantra Asatoma

Los sucesos en el cielo de febrero nos ponen de cara a una reactualización de nuestra mente. Acuario siempre trae la novedad, nos lleva a inventar nuevos modos de acomodarnos en la vida, es el creativo que desde el cielo a través de su vasija llena de agua inunda nuestro Chakra Corona para colmarnos de nuevas ideas. Un océano eléctrico donde las ideas van teniendo interacción de un modo extraño para nuestra concepción habitual. Es un momento de insigth, para darle una vuelta diferente a una idea que venía dando vueltas en nuestra cabeza. Los planetas que pasan por este sigo dan cuenta de eso.
Por un lado, tenemos al Sol, representante simbólico de nuestro Ser como Conciencia individual; generalmente se habla del Sol como el Ego, aquellas máscaras que constituimos como propias y terminamos creyendo que somos únicamente eso. Por ejemplo: ser padre, ser mujer, ser trabajador, profesional, etc. El Sol tiene que ver con esto por ser el iluminador de la conciencia de lo que me doy cuenta y conozco de mí mismo. Pero observa la distinción entre conciencia y Conciencia. La conciencia de la “c” es la cotidiana, es la que usamos para pensar y para interpretar el mundo, la que utilizas para leer esto. Mientras que la Conciencia con “C” es la que trasciende esa forma, no es inconsciente, sino que es una luz más trascendental que engloba, integra y permite hacer coexistir lo consciente y lo inconsciente en un mismo espacio, con todas sus contradicciones para sostenerlo en la paradoja. Esto tiene mucho más que ver con el modo acuariano de interpretar el mundo.
Por otro lado, Mercurio va a transitar por este signo. Mercurio es la mente racional, la comunicación y los comercios, entre otros. Mercurio tiene más que ver con la conciencia como decía de la “c”, se maneja en el mundo racional y hace todos sus comercios e interacciones de esa forma.
Venus, el planeta de las relaciones emocionales, del arte, la belleza y las ganancias y también la regente de todos los encuentros, sigue por Acuario hasta ingresar el día 11 de febrero a su signo de exaltación y podría decir de máxima felicidad, Piscis, donde se entrega completamente a todo sentir y emoción.
El 15 de febrero la que se suma a esta reunión planetaria es la Luna, otro significador de conciencia; en este caso más inconsciente, emocional, automática y repetitiva. ¿Qué quiere decir esto? La Luna siempre es una reacción automática desde el lugar donde está. Bajo las huellas de Acuario va a tener un tipo de reacción emocional de búsqueda de libertad, es la Luna que huye de lo establecido, tradicional y supuesto, ya que Acuario la inunda de revolución, desapego y objetividad que a veces es entendida como frialdad.

¿Todo esto para qué? Creo que es una posibilidad para entender El evento de este tiempo: el eclipse parcial de Sol en Acuario que se dará el día 15/2 a las 17:52 hora argentina y será visible desde nuestro país.
El Eclipse de Sol se produce cuando la Luna se interpone entre él y la Tierra. Esto aparenta una noche que dura algunos minutos. Los eclipses con mayores impactos son los llamados eclipses total de Sol oscureciendo completamente el cielo de la zona de nuestro planeta que en ese momento esté expuesta a la luz solar. Este cruce tiene que tener otra característica astronómica, que es estar cercano por grados astronómicos a uno de los nodos de la Luna. Este mes es cercano al Nodo Sur de la Luna conocido como Ketu (cola de dragón o serpiente) por los hindúes.
El juego de interpretación desde la astrología en los eclipses siempre tiene que ver con el oscurecimiento de la luz. Miles de historias de la antigüedad se pueden leer sobre cómo los pueblos antiguos realizaban ritos y celebraciones para protegerse de tal cosa. La posibilidad de perder la luz y el fuego vital era nefasta. Hoy en día conocemos astronómicamente qué es lo que pasa, pero nuestra mente salvaje, aquella que aún sigue conectada con la naturaleza, lo percibe. ¿De qué modo lo hacemos? A través de distintos arquetipos que se van a mover de una forma extraña desde nuestra Conciencia hacia nuestro consciente, pasando por el inconsciente que va a leer esa Conciencia a través de un sueño, una imagen, un extraño recuerdo, palabras o sonidos.
El inconsciente va a estar activo tanto por el ingreso de Venus en Piscis, donde a su vez ya se encuentra su regente Neptuno que va a estar recibiendo una cuadratura de Marte desde Sagitario como por la presencia de Quirón en Piscis, que recibe un trígono de Júpiter desde Escorpio. El mismo Júpiter que rige Sagitario, donde se encuentra Marte, y antiguo regente de Piscis.

Una lectura posible es… el Maestro que con un mensaje determinante saca a la luz una nueva dirección a seguir por medio de una comunicación desde la profundidad de mi Ser. Quizás es una intuición que vengo percibiendo, pero que entra en conflicto con mi conciencia cotidiana, con mi ego, con lo construido. El Nodo Sur de la Luna me lleva a perder, caer y la luz solar desaparece ahí. ¿Por qué? Porque hace que pierda o sea arrastrada de una manera dramática mi concepción habitual del mundo para ir a buscar una herramienta del pasado; no puedo precisar qué es ese pasado, creo inútil cualquier relación con el tiempo cuando hablamos de los Nodos de la Luna. Sí puedo decir que esa herramienta, si le permitís a Mercurio y a la Luna respirar lo suficiente para dejar que esto ocurra, va a iluminar mil veces más generando una nueva concepción de tu mundo y el que te rodea para sentirte más presente en tu vida.
Es un gran momento para cuestionarte la realidad.
Te dejo el mantra que se encuentra traducido arriba.

OM ASATOMA SAT GAMAIA
TAMASOMA YOTIR GAMAIA
MRIRTIORMA AMRITAM GAMAIA.

 

Om Shanti, Shanti, Shanti…

Juan Manuel Moro. Psicólogo Ayurveda. Astrólogo

Recent Posts

Leave a Comment