El Cielo de Septiembre.

El Cielo de Septiembre. Tiempo de limpieza y sanación.

¿Puedes educar tu alma de manera que abarque el Uno sin tener que dispersarse? Lao Tse

Las intensidades vividas en el mes de Agosto nos dejaron consecuencias, que afectan todos nuestros cuerpos. Desde el físico que se ve afectado por las ingestas que hicimos, el emocional por el modo en el que afrontamos el proceso y el espiritual que frente a tanta información energética nos deja con preguntas que tocan nuestra existencia.

Septiembre abre con el Sol recorriendo el grado 8 de Virgo. La conciencia nos lleva a recorrer un orden tanto interno como externo. Los meses pasados fueron de grandes enfrentamientos internos, el cielo se va preparando para otro proceso. Ahora es tiempo de observar lo sucedido y plantear las reestructuraciones y recambio energético, producir la “digestión”. Virgo nos permite llevar la atención a nuestro cuerpo para limpiarnos y dejar relucir la sanación provocada por los ingresos a nuestra sombra. Este trabajo nos va a llevar a que el 23 de Septiembre cuando el Sol ingrese en el grado 0 de Libra, con la incipiente primavera, el suave calor de la estación, la aparición de colores y los agradables aromas nos reúnan con la comunidad de otra manera.

El día 5 Mercurio deja de retrogradar en el grado 28 de Leo para ponerse directo e ingresar en el signo de Virgo. Mercurio representa los temas que ocupan nuestra mente, el modo de vivirlos depende de nuestra propia elección. Podemos entrar en los pensamientos rumiantes que no terminan de dar vueltas sobre lo mismo buscando una imaginaria perfección, o podemos permitir que nuestra mente se interese en los cuidados de nuestros cuerpos (físico, mental y espiritual), para ayudar en la metabolización que este tiempo ofrece.

El miércoles 6 de Septiembre vamos a tener dos eventos por un lado Marte ingresa en Virgo, otro planeta que se suma a la reparación y sanación, dando fuerza y vitalidad a este proceso. Por otro lado se producirá la Luna Llena en los 13 grados de Piscis conjunción Neptuno. Brindando una gran posibilidad de sanación, de conectarnos con la compasión y el servicio al prójimo. Este mes la Luna, nos da la posibilidad de reforzar este proceso, al situarse en el eje del servicio (Virgo-Piscis), finalizando esta etapa de purga el día 20/09 con la Luna Nueva en Virgo. Habilitándole el camino a Venus, que el día 21 ingresa a Virgo, y quién dentro de este signo va a encontrar a su amante Marte, donde comenzarán la danza de cortejo, incentivada por Venus, quien va en busca de su amante, generando la sensación de lograr movernos desde nuestro deseo más interno, pero con mucho esfuerzo. Venus debe cuidarse en Virgo ya que siempre se ve muy exigida en este signo, haciendo que pueda hacer más de lo que puede para intentar complacer y acercarse a Marte. Es en Octubre donde llegan a su partil.

El día 25 Marte hace oposición a Neptuno y el 27 de septiembre se da un quincuncio entre Júpiter en Libra con Quirón en Piscis. Estos movimientos celestes pueden llevarnos a una idea sacrificial hacia otros, ocasionados por sentimientos ocultos de victimización. Pero logramos comprender a partir de lo que el cielo nos va permitiendo leer, que nuestro paso es un ciclo dentro de un gran ciclo. Recordar esa inmensidad propicia para la meditación, nos permite disolver esas pequeñeces donde la mente Virginiana suele quedarse, no para que estas desaparezcan mágicamente o negar su accionar en nuestras vidas, sino para conectarnos a la fuente que nos permite atravesarlas sin quedar en el intento.

Desde el Ayurveda, la medicina tradicional de la India, se sugiere hacer una limpieza durante diez días en el momento del cambio de estación. Esta práctica, quizás la podemos realizar aligerando nuestros alimentos; para aquellos que comen carne, quizás no hacerlo durante ese período. Otro modo es reducir un poco las porciones de la cena, o hacer preparaciones más livianas en las mismas. Tan importante esto como aumentar un día más nuestra práctica de meditación.

Para fin de mes, el día 28 Plutón se va a poner directo en el grado 16 de Capricornio haciendo un trígono con Marte que anda jugando con su amante. Esto va a generar mucha fuerza y poder en el cuerpo y la satisfacción del trabajo cumplido.

A prepararse y disfrutar!!!
Juan Manuel Moro. Lic. en Piscología – Astrólogo. De Espacio Centro Urania